Tras unos problemillas técnicos (he tenido que volver a escribir la entrada, lo que os salvará de los chistes malos que había puesto xD) volvemos con una entrada en la que continuamos hablando de las Jornadas de Transición al Oficio de Traductor. No quiero ser pesado con esta serie de entradas (y aunque lo sea, ya no os libráis), pero sí publicar los apuntes que tomé. Ya os adelanto que quedan otras dos o tres entradas más que espero finiquitar pronto para abordar otros asuntos. Pero vamos a lo importante: la conferencia.

Esta segunda conferencia fue llevada a cabo por Laura Ramírez, traductora de alemán e inglés a español y también profesora. Dicha exposición, que versaba sobre redes sociales, se titulaba: «La web 2.0 como estrategia de comunicación para traductores».

Laura nos contó que, como traductores autónomos, dedicaremos el 50% del tiempo a traducir, pero el resto del tiempo lo emplearemos en tareas de gestión, facturación, promoción…. Es decir, emplearemos la mitad de nuestro tiempo realizando tareas ajenas a la traducción, por eso es importante asumir que parte de nuestro trabajo será hacer marketing. Y esta promoción pasa, en gran parte, por las redes sociales, a las cuales debemos sacarle todo el partido posible, teniendo siempre en cuenta las buenas maneras en la red (netiqueta).

Sin embargo, a pesar de su importancia, antes de lanzarnos de cabeza al mundo de las redes sociales debemos hacernos varias preguntas: ¿Para qué quiero usar estas herramientas? ¿A quién voy a dirigirme? ¿Dónde voy a encontrar clientes potenciales? ¿Tengo tiempo? (Si no tenemos tiempo deberíamos conseguirlo). ¿Y ganas? ¿Voy a ser capaz de tener una presencia constante? ¿Me gustan? ¿Me aclaro con ellas? Una vez que tengamos claras las respuestas, podemos empezar a dar los primeros pasos.

Es recomendable que primero optemos por un rol de observador para después, si lo deseamos, pasar a ser activos, para entender así mejor su funcionamiento. Debemos saber también que ser activo no es algo obligatorio, podemos usar las redes sociales como medio pasivo que nos sirva como fuente de información. ¿Es suficiente? Depende de nuestras expectativas. Si elegimos ser usuarios activos, tenemos que generar una marca personal e intentar ganar visibilidad, lo que puede ser un factor diferenciador respecto a una gran cantidad de traductores sin presencia o con menos presencia en estas redes. Y es que surgirán oportunidades gracias a esa visibilidad. Sin embargo, no significa que por tener mayor visibilidad seamos mejores traductores (no necesariamente), dice Laura. Hay que tener claro que conseguirlo no es fácil, requiere trabajo, tiempo y constancia para leer, hablar, escribir…, pero si lo hacemos dejaremos una gran huella.

Hay muchas redes sociales en internet, aunque solo algunas cuentan con una base importante de usuarios. Cada una de ellas tiene su propio enfoque y su manera particular de funcionar. Algunas de las más importantes y en las que conviene tener un perfil son: Linkedin (una red dedicada al empleo), Twitter o Facebook. Otras redes importantes: Delicious, que sirve para almacenar marcadores en la nube, y Quora, que es una mezcla entre Twitter y Yahoo! Respuestas pero con miembros y debates de mucho más nivel que esta última. También hay redes sociales especializadas en temáticas o regiones y que nos pueden ayudar a buscar potenciales clientes, teniendo en cuenta si casan las características de nuestro público objetivo con el perfil tipo de los usuarios de esas redes sociales (edad, nivel cultural, aficiones relacionadas con nuestra especialización…).

 

Cosas que tener en cuenta

  • Sigue para que te sigan. Si lo haces bien, tras un tiempo la gente te acabará siguiendo y conseguirás crear tendencia.
     
  • Pero, ¿a quién seguir? Sigue a gente interesante, que tenga blogs, tus mismas aficiones… No sigas por seguir.
     
  • Antes de lanzarte: observa, escucha, aprende… Aunque no lo entenderás del todo hasta que empieces a utilizarlo.
     
  • A la hora de elegir un nombre es importante elegir uno llamativo, que choque, para que pueda ser recordado. Esto es aplicable tanto a nuestro nombre de usuario en las redes como a nombres de blogs, de páginas personales…
     
  • Crea una información de perfil clara y directa. Es importante intentar personalizar al máximo nuestros perfiles, ya sea con una imagen de fondo que nos diferencie un poco más del resto de perfiles en Twitter, o con una foto nuestra. La foto ha de mirar al cliente y transmitir seguridad. Ten en cuenta que la marca eres tú y has de comunicarle esa confianza al cliente.
  • Es aconsejable crear una página profesional en Facebook y mantener el perfil personal aparte. Además, hay que tener cuidado con las fotos, lo que pueden ser unas divertidas fotos para nosotros, al posible cliente le pueden hacer desconfiar.
     
  • Utiliza la forma adecuada de comunicar en cada red. No enlaces redes sociales, no funcionan igual. No es lo mismo la forma de transmitir la información en Twitter que en Facebook, así que antes de publicar valora los medios más adecuados y ajústate a sus reglas.
     
  • Publica contenidos relevantes y muy interesantes. Para ello utiliza mensajes cortos, directos y correctos.
     
  • Especialízate. Si hablas sobre temas demasiado distintos tu mensaje se perderá.
     
  • Los mensajes personales no aportan valor, a nadie le interesa que le cuentes lo que haces cada minuto de tu vida. No tuitees todo lo que haces, solo lo verdaderamente importante.
     
  • No hables solo de ti, trata temas de interés para todos.
     
  • Ayuda a los demás: quien da, recibe.
     
  • Sé agradecido pero no seas pesado. Cada vez que alguien retuitee un mensaje tuyo es una buena idea darle las gracias. Eso sí, si das las gracias di algo más, no parezcas un robot.
     
  • Establece un diálogo abierto, no un monólogo, recuerda que se llaman redes sociales por algo. Ten diálogo pero además respeta a los demás y sus opiniones.
     
  • Cita, ¡no copies!Intenta ser el primero en compartir, conseguirás retuits. Eso sí, conseguir ser el primero requiere dedicarle mucho tiempo, tanto en buscar información como en estar presente cuando algo comienza a ser noticia. Si no tienes nada que decir, comparte lo que los otros han dicho. No copies, CITA.
  • Racionaliza tus contribuciones. Evita la sobrecarga de información, perderá su impacto y además puede molestar. Para ello hay herramientas para programar tuits o entradas en general.
     
  • No olvides promocionar tus canales pero para hacerlo no invadas espacios ajenos.
     
  • Define bien tu estrategia, asume la responsabilidad y esfuérzate para mantenerte.
     
  • Los números no lo son todo: tener muchos seguidores no te convierte en una estrella.
     
  • Sal a la calle, el mundo virtual puede llegar a ser demasiado absorbente.
     
  • Desvirtualiza, es divertido y te servirá para crear conexiones, y luego tendrás más cosas de las que hablar en las redes sociales.
     
  • Y sobre todo: ¡SÉ TÚ MISMO!

 

La verdad es que la conferencia fue un auténtico éxito y a mí me sorprendió gratamente ya que no conocía de nada a la conferenciante, aunque mi compañero de asiento (@alejandroleaz) tenía buenas referencias de ella. No se equivocaba porque Laura demostró tener un gran conocimiento de redes sociales y supo transmitir la importancia de la Web 2.0. Así que, desde aquí le hago llegar mi sincera felicitación y mi agradecimiento.
¿Y vosotros qué opináis? ¿Os parecen útiles estos consejos? ¿Habéis logrado ponerlos ya en práctica?